Practicar deporte en la naturaleza no solo es una excelente forma de ponernos en forma, sino también de disfrutar de paisajes increíbles y de aprender a cuidar el medioambiente. El trail running es uno de los deportes que se pueden practicar en la montaña, pero hay que prevenir los tipos de lesiones más comunes.

En este post te contamos cuáles son los tipos de lesiones más habituales en la carrera de montaña, qué síntomas tienen y cómo se pueden evitar.

¿Por qué se pueden producir lesiones practicando trail running?

No todos los deportes son iguales y suponen el mismo nivel de esfuerzo, el trail running requiere un importante esfuerzo y una preparación.

Practicando trail runing se puede producir diversos tipos de lesiones debido a los siguientes motivos:

  • Al ser un deporte con una alta exigencia física, practicarlo sin haber entrenado, puede suponer un riesgo de padecer lesiones.
  • Se practica en montaña por lo que el firme es irregular ya que puede haber tierra, hierba, piedras, grietas en el camino y otra clase de obstáculos.
  • En ocasiones el desnivel es importante y hay subidas y bajadas que se deben hacer con precaución.
  • El calor por la práctica del deporte y más si es un día de sol, supone que puedan darse casos de deshidratación.

Tipos de lesiones más frecuentes

La precaución es fundamental para evitar problemas físicos al practicar deporte Los tipos de lesiones más frecuentes son los siguientes:

  • Rozaduras y ampollas. Se suelen producir por el roce del calzado y de los calcetines. Para prevenirlas utiliza calzado adecuado y cómodo, que no sea demasiado estrecho y controla que los calcetines estén bien estirados.
  • Calambres. Se manifiestan con un dolor punzante en un músculo ya que se contrae. Para evitarlos es fundamental el entrenamiento y hacer estiramientos antes de hacer trail running. Además, es fundamental la hidratación.
  • Contracturas. Se producen por una tensión excesiva de los músculos a consecuencia de una contracción de un grupo de fibras. Se pueden evitar con estiramientos, calentamiento e hidratación.
  • Esguinces. Los esguinces son bastante frecuentes en los corredores de montaña. Pueden tener distintas intensidades en función del grado de ligamentos afectados. Se suelen producir en los tobillos. Si has padecido esguinces previos deberás proteger la zona vendándola. La amortiguación de tus zapatillas también es fundamental. Por otra parte, el fortalecimiento de las piernas te ayudará a prevenir esguinces.
  • Fascia lata o síndrome de la cintilla ileotibilia. Esta lesión es también muy frecuente. Se manifiesta con un dolor intenso en la parte externa de la rodilla que se puede extender al muslo. Se puede prevenir cuidando la alimentación y utilizando complementos alimenticios para deportistas basados en colágeno.

 

tipos de lesiones

 

  • Rotura de fibras musculares. La gravedad que pueden tener depende de la cantidad de fibras que se vean afectadas. El calentamiento previo, la hidratación y el entrenamiento son fundamentales para evitarla. En el caso en que ya hayas tenido alguna rotura, puedes proteger la zona con un vendaje.
  • Tendinitis. Supone una lesión del tendón debido a un impacto fuerte o a varios impactos pequeños pero continuados. Para evitarla tendrás que vigilar que tu pisada es buena y hacer estiramientos antes y después de la carrera.
  • Periostitis. Es la inflamación del peroxio que es una de las capas que cubre el hueso. La zona más afectada suele ser la tibia. Para evitarlo es importante practicar el trail running de forma progresiva y tener una preparación física adecuada antes de empezar.
  • Contusiones. Se pueden producir por muchos motivos con caídas o roces con ramas o piedras. Para evitarlas es fundamental que estés concentrado en la actividad que realizas.

Tal y como has visto, es muy importante estar bien preparado y tener una buena forma física, así como hacer estiramientos antes y después de hacer trail runnig para poder disfrutar de la actividad al 100% y sin lesionarte.