Pies y tobillos hinchados en el verano y, en el invierno, una sensación de frío constante en las extremidades del cuerpo son los síntomas de una mala circulación. Una verdadera molestia para quien la sufre y un fenómeno que puede depender de muchos factores. La noticia positiva es que existen pequeñas acciones cotidianas que ayudan a mejorar la circulación sanguínea. ¿Las aplicas en tu día a día?

¿Por qué tengo pies fríos en el invierno e hinchazón de piernas en verano?

La mala circulación puede causar síntomas incluso más graves de los que hemos mencionado más arriba. Las varices, la flebitis y las piernas moradas pueden aparecer en personas que presentan una circulación sanguínea pobre.

Este problema no tiene una causa específica, sino puede ser la consecuencia de varios factores:

  • Hábitos poco saludables como el exceso de cafeína en la dieta o el fumo, dietas ricas en grasas saturadas.
  • Enfermedades como la diabetes, la hipercolesterolemia, la obesidad.
  • También el estilo de vida influye sobre el buen funcionamiento de la circulación. Tanto pasar muchas horas de pie como hacer una vida sedentaria puede causar o agravar los síntomas de la mala circulación.

Rutina para mejorar la circulación

Frente a la presencia de síntomas más graves de mala circulación, hormigueo, varices, dolores, dificultad para caminar, es importante seguir las recomendaciones de un especialista.

Para prevenir la aparición de los síntomas más leves y cuidar de tus piernas tanto en el verano como en el invierno, es importante que en tu rutina no falte el ejercicio físico.

Sobre todo si pasas mucho tiempo de pie o el trabajo te exige quedar sentado durante muchas horas, te sugerimos unos ejercicios que te ayudarán a mejorar la circulación. ¡Los podrás hacer hasta en la oficina!

  1. Estirar. Sentado en una silla, sube una pierna paralela al suelo y aprieta los músculos. Luego relaja y vuelve a apoyar el pie en el suelo. Sigue alternando las dos piernas y realiza unas 30 repeticiones.
  2. Contraer. Esta vez, aprieta un libro entre las rodillas, apoya las manos a los lados de la silla para ayudarte a subir los pies unos 10 cm del suelo, sin soltar el libro entre las rodillas.
  3. Activar. Desde la misma posición, junta las piernas y pon los pies de puntillas alternadamente. Queda unos segundo sobre cada pie y repite el ejercicio durante un minuto.

Lo ideal es realizar estos ejercicios dos veces a lo largo del día y levantarse para hacer unos pasos cada vez que sea posible.

Si trabajas de pie la mayor parte del día, intenta hacer las escalas cada vez que tengas la oportunidad, utilizar zapatos cómodos y realiza este ejercicio cada vez que puedas:

Desde la postura de pie, con la espalda recta y el coxis hacia dentro, inspira y sube sobre la punta de los pies mientras contraes los músculos de las piernas. Cuenta hasta 5, exhala y baja. Repite 10 veces. Si trabajas de cara al público puedes realizar el ejercicio simplemente contrayendo y relajando los músculos. Repite varias veces al día para aliviar la sensación de hinchazón o frío en las piernas.

Buenos hábitos para mantener las piernas en forma

Pequeñas acciones en tu día a día pueden mejorar tu estilo de vida aliviando los síntomas de la mala circulación. Aquí te traemos algunos ejemplos:

  • Algunos complementos ayudan a fortalecer las paredes arteriales. El colágeno es un componente esencial para la salud de venas y arterias que se componen esencialmente de esta proteína que confiere a los vasos elasticidad y resistencia.
  • Algunas infusiones y extractos vegetales que ayudan a prevenir obstrucciones arteriales. Un especialista sabrá orientarte en la elección de los más indicados para ti.
  • Dieta equilibrada rica en fruta, verdura y ácidos grasos insaturados para aportar a tu organismo los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del sistema circulatorio.
  • Apoyar las piernas sobre una almohada a la hora de dormir para facilitar el retorno sanguíneo.
  • Utilizar zapatos cómodos con 3-4 cm de cuña.
  • Apoyar los pies encima de un taburete si se pasan muchas horas sentado mejora el retorno venoso de los pies al corazón.
  • Los masajes drenantes para aliviar la hinchazón ayudan a mejorar los síntomas. En estos casos es muy importante someterse solo a tratamiento profesionales para evitar riesgos.

Las molestias leves causadas por la mala circulación se pueden aliviar con un poco de prevención. ¿Qué estás haciendo para mejorar la circulación de tus piernas?