La rosácea es una afección de la piel que se manifiesta en la cara y tiene diferentes fases. A pesar de no ser una enfermedad grave, causa molestias como picor y enrojecimiento en el cutis y es antiestética. Según los especialistas, un tratamiento personalizado y algunos pequeños cambios en la rutina pueden contribuir a mejorar la calidad de las personas que padecen esta afección.

A continuación, describimos algunos puntos destacados de estudios científicos recientes sobre la rosácea y el tratamiento de sus síntomas.

¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que puede manifestarse en cualquier persona. Aun así, es más frecuente en las mujeres de mediana edad de piel blanca. 

Se desconocen las causas exactas de esta afección de la piel, pero algunos estudios recientes han subrayado factores genéticos y ambientales como potenciales desencadenantes de la rosácea.

Por todo lo anterior, es difícil decir cuántas personas a nivel mundial padecen esta afección de la piel, pero según un estudio publicado en el British Journal of Dermatology el 5,46% de la población adulta está afectada.

¿Cuáles son los síntomas de esta afección de la piel?

Entre los motivos que complican establecer con precisión la incidencia de la rosácea está el hecho de que sus síntomas se pueden confundir con el acné u otras afecciones de la piel

En la revista online de la Mayo Clinic se destacan los síntomas principales de la afección:

  • Enrojecimiento de la piel de la cara. Este síntoma es visible sobre todo en la parte central de la cara y en los casos más serios produce la inflamación de los vasos sanguíneos cerca de la nariz y mejillas que resultan más visibles.
  • Aparición de abultamientos en la cara que a veces contienen pus, similares a los granos del acné.
  • Párpados inflamados y ojos secos. Estos síntomas se manifiestan en media en la mitad de los casos diagnosticados de rosácea.
  • Hipertrofia nasal. El agrandamiento de la nariz es un síntoma menos común que se presenta más en los hombres que en las mujeres.

No existen pruebas específicas para el diagnóstico de la rosácea y los médicos se basarán en los antecedentes del paciente para su diagnosis.

A día de hoy aún no se ha hallado una cura para la rosácea, pero sí existen tratamientos que ayudan a reducir los síntomas y mantenerlos bajo control. Por eso, es muy importante detectar la enfermedad en las primeras fases de su desarrollo y seguir las indicaciones de un especialista para un correcto cuidado de la piel.

Los tratamientos pueden variar de caso en caso puesto que existen varios tipos y grados de rosácea. Por este motivo, es recomendable consultar a un médico dermatólogo cuando percibimos síntomas persistentes como aquellos descritos anteriormente.

rosácea sintomas

Medidas generales para aliviar los síntomas de la rosácea

Las personas afectadas por la rosácea, además de las molestias por la inflamación, pueden sufrir de baja autoestima por el alto impacto antiestético de esta afección.

Afortunadamente, no solo avanzan los estudios científicos para la definición de las causas de la rosácea, sino que continúan paralelamente las investigaciones para encontrar tratamientos más eficaces.

Con relación a las medidas generales en el tratamiento de la rosácea, los científicos hablan de la importancia de la educación del paciente para mejores resultados. Un paciente más informado podrá gestionar mejor su salud y prevenir los brotes.

Un estudio publicado por el Colegio ibero-latinoamericano de Dermatología destaca entre las pautas generales para el control de los síntomas de la rosácea:

  • Proteger la piel de los factores atmosféricos como el viento el calor o el frío.
  • Evitar la práctica de ejercicio físico extremo.
  • Evitar comidas picantes, alcohol, bebidas calientes.
  • Reducir el estrés físico y psicológico.
  • Consultar con el dermatólogo si se toman medicamentos, pues algunos pueden favorecer la aparición de síntomas de la rosácea.
  • Promover hábitos de cuidado de la piel
  • Utilizar protectores solares.
  • Aprovechar los beneficios cosmecéuticos. Algunos complementos alimenticios específicos para el cuidado de la piel pueden contribuir a desinflamar la piel y controlar los síntomas de esta afección.
  • Utilizar maquillaje adecuado y aplicarlo siguiendo las indicaciones de un dermatólogo.
  • Promover hábitos que mejoren la calidad de vida como, por ejemplo, seguir una dieta variada y equilibrada y practicar ejercicio físico moderado.

Todavía quedan muchas respuestas para contestar sobre la rosácea, sus causas y la cura. Sin embargo, hoy día la ciencia es capaz de ofrecer tratamientos que permiten mejorar la calidad de vida de las personas afectadas para reducir las molestias a nivel físico y estético.

 

Fuentes consultadas:

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/bjd.16481

mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/rosacea/symptoms-causes/syc-20353815

https://www.medigraphic.com/pdfs/cutanea/mc-2016/mcs161b.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6281021/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6624012/

https://www.medigraphic.com/pdfs/cutanea/mc-2016/mcs161b.pdf

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/rosacea/symptomscauses/syc-20353815