Casi un 90 por ciento del envejecimiento cutáneo es causado por los efectos de la luz solar sobre nuestras células. No es una novedad que los rayos ultravioleta tienen efectos negativos sobre la piel, pero estudios recientes han confirmado que son los grandes responsables de la aparición de arrugas y de la pérdida de elasticidad de la dermis, además de causar problemas serios de salud.

El fotoenvejecimiento es el término que describe el efecto de los rayos UV sobre nuestra piel. La prevención, cuando se trata de salud, es un arma poderosa en nuestras manos. Antes de ver qué podemos hacer para evitar los efectos negativos del sol sobre nuestra piel, es importante entender cómo la luz del sol afecta a nuestras células.

Los efectos de los rayos UV sobre nuestra piel

La importancia de protegerse del sol en la playaEl sol es fuente de vida y un elemento esencial para nuestro bienestar. Pero, como todo, hay que tomarlo en pequeñas dosis, de lo contrario sufriremos sus efectos dañinos.

Según el estudio realizado por el Departamento de Dermatología de la University of Michigan School, la incidencia de casos de envejecimiento precoz de la piel es una evidencia del aumento de los efectos negativos del sol.

El fotoenvejecimiento o envejecimiento cutáneo prematuro es una consecuencia de la radiación UV del sol que incide negativamente sobre la producción de colágeno en nuestras células, reduciendola.

Esta disminución no solo altera el aspecto de la piel, causando la aparición de arrugas y la pérdida de elasticidad, sino que daña la estructura del tejido conectivo (formado por células, colágeno, elastina y reticulina).

¿Es tan importante prevenir los efectos nocivos del sol?

Sí, desde luego. El deterioro de la capa de ozono, un hecho del que se habla constantemente por su implicación sobre el cambio climático, tiene consecuencias sobre la calidad de los rayos del sol que llegan hasta la Tierra.

La capa de ozono actúa como un filtro impidiendo la penetración de gran parte de los rayos UV nocivos. En las últimas década, la contaminación ha ido desgastando esta protección y por eso estamos más expuestos a los efectos negativos del sol.

Las acciones de prevención son cada vez más importantes para hacer frente a las consecuencias que el sol puede causar sobre nuestra piel.

Gestos saludables para una correcta exposición al sol

Rayos ultravioletas solNunca es demasiado tarde para poner en práctica las recomendaciones que los expertos repiten cada año antes del verano. Así que os proponemos un repaso:

  • Aplicar protector solar al menos 20 minutos antes de la exposición al sol y repetir la aplicación a cada hora y después de cada chapuzón. También es importante elegir un factor de protección adecuado para nuestro tipo de piel.
  • Evitar estar bajo el sol en las horas más calurosas del día, o entre las 12 y 16 horas.
  • Proteger la piel de los más pequeños con gorros, gafas de sol y ropa de fibras naturales.
  • Beber abundante agua y comer fruta y verdura de temporada.

Estas precauciones son fundamentales sobre todo en el período de máxima exposición a los rayos del sol. Durante el resto del año, seguir una dieta equilibrada y variada es la base para el correcto funcionamiento de las células y para la prevención del fotoenvejecimiento. Por eso hay que cuidar nuestro menú con mucha atención y asegurarnos que los alimentos en nuestro plato sean de calidad.

Para hacer frente a posibles carencias en la dieta y mejorar aún más el rendimiento de nuestro organismo en determinadas fases de nuestra vida, los complementos desempeñan un papel importante. Elige los productos más indicados para nutrir tu piel y retardar el envejecimiento celular, y acostúmbrate a tomarlos en el día a día. Así mejorarás el aspecto de tu piel, mientras ayudas a las células a retardar los efectos negativos de los rayos UV.

Si te estás preparando para las vacaciones de verano, recuerda repasar todas las buenas prácticas para una correcta exposición al sol. Así obtendrás un bronceado bonito y duradero, mientras cuidas tu piel y previenes los efectos dañinos de los rayos ultravioleta.