Sol, playa, los días más largos, largos paseos al aire libre… el verano está hecho para ser disfrutado. Pero el cambio de costumbres puede aumentar el riesgo de enfermedades de la piel si no estamos preparados.

Conoce los problemas de la piel más frecuentes en verano y aprende a prevenirlos para vivir tus vacaciones sin preocupación.

Manchas en la piel y otros problemas de la dermis en verano

Con la llegada del calor la primera reacción es deshacernos de la ropa pesada de invierno. En verano nuestra piel está más expuesta a los factores climáticos y sustancias de todo tipo. ¿Lo habías pensado?

Las personas con piel muy sensible o con un sistema inmunitario más débil puede contraer fácilmente enfermedades en la piel.

A continuación, recordamos las más frecuentes:

Quemaduras solares

El sol es un elemento vital para nuestra salud y bienestar, pero en exceso puede ser perjudicial. Las exposiciones prolongadas a los rayos ultravioleta son la causa de las quemaduras solares que causan síntomas como enrojecimiento de la piel, tirantez, picor y hasta fiebre en las quemaduras más graves. Los rayos dañinos del sol, también, son los responsables por el fotoenvejecimiento, el envejecimiento prematuro de la piel que genera arrugas, pérdida de elasticidad e incluso problemas serios como el cáncer de la piel.

Manchas de la piel

Son el resultados de años de exposición al sol y causados por un acumulo de melanina, el pigmento natural de la piel, y algunas proteínas degradadas por la exposición continuada a los rayos solares. Aparecen sobre todo en la cara, el escote y las manos, las zonas del cuerpo más expuestas. Aunque no tienen efectos dañinos, suelen resultar molestas para quien las tiene porque se consideran un factor de envejecimiento.

enfermedades de la piel

Acné

La causas de la aparición de granitos son muchas, pero cuando están relacionadas a factores estacionales mucho depende del calor. El sol, de hecho, estimula las glándulas sebáceas que se activan con el calor. ¿Es resultado? Incluso personas que no suelen tener acné pueden sufrir la aparición de granitos en verano.

Urticaria

La urticaria es una afección de la piel que produce picazón en la piel y la aparición de ronchas de color rojizo. Suele ser la respuesta a la reacción producida por algunos alimentos, infecciones, picaduras de insectos o medicamentos. Los cambios de hábitos en verano puede aumentar la incidencia de urticaria.

Eritema

Es uno de los síntomas de las infecciones de la piel y puede ser provocado por muchos factores. Se presenta como una irritación del dermis de color rojo producida por exceso de riego sanguíneo. Esta lesión de la piel puede ser pasajera o permanente, más o menos extensa, y suele ser una consecuencia de las quemaduras solares.

Foliculitis

Es una enfermedad de la piel que se produce cuando hay una lesión del folículo por fricción u obstrucción. El uso de ropa sintética y muy apretado o la depilación con cuchilla puede ser la causa que provoca los daños en el folículo y lo expone a infecciones bacterianas.

Infecciones por hongos

En la estación más calurosa del año nuestra piel está más en contacto con superficies contaminadas por bacterias y hongos. El sudor, el calor y el agua representan dos elementos vitales para el desarrollo de colonias de parásitas que podemos contraer en ambientes como piscinas e incluso en el aire.

Dermatitis

Las condiciones climáticas pueden favorecer la aparición de dermatitis. El aire seco, el sudor, el calor y sustancias como el cloro o la sal del agua del mar resecan la piel exponiendola a infecciones y irritaciones. Los síntomas son picazón, enrojecimiento de la piel, inflamación y costras en la piel.

Ampollas

Son unos sacos que se llenan de líquido y causa picor y dolor en la zona afectada. Es una reacción de la piel al roce y al calor. También son provocadas por algunas enfermedades cutáneas.

enfermedades de la piel

¿Cómo cuidar la piel en verano para evitar enfermedades de la piel?

Muchas afecciones de la piel en verano son causadas por el calor que altera de alguna forma el equilibrio de la dermis. En otros casos, es el contacto con sustancias irritantes y otros elementos (insectos, hongos, bacterias, rayos UV, etc.).

Por lo que la prevención es el primer paso para evitar contagios e infecciones. Aquí algunos consejos para prevenir problemas de la piel aumentando los cuidados:

  • Aumentar la hidratación tomando agua a lo largo del día y aplicando cremas de hidratación después de la ducha.
  • Tomar la medidas necesarias para protegerse de los rayos dañinos del sol.
  • Evitar ir descalzos en zonas públicas (piscinas, chiringuitos, baños, etc.)
  • Ducharse después de bañarse en la playa o la piscina.
  • Evitar comidas exóticas o desconocidas si se sufre algún tipo de intolerancia alimentaria.
  • Evitar ropa sintética y ajustada.
  • Evitar el exceso de higiene que puede debilitar las defensas naturales de la piel.
  • Utilizar métodos de depilación menos agresivos y esperar 24h antes de la exposición al sol.

Para una piel sana y bonita, recuerda mimar tu piel todo el año por dentro y por fuera. La hidratación es fundamental para una piel más resistente en verano y una correcta alimentación con los complementos ideales te ayuda a mantener una dermis joven por más tiempo.