Las prisas por tener que ir al trabajo, por dejar a los niños en el cole y, en general, por empezar nuestras tareas diarias, hacen que acabemos descuidando una de las comidas más importantes del día: el desayuno. A menudo nos olvidamos de los desayunos sanos y optamos por aquellos más rápidos, pero menos saludables. Según la American Academy of Pediatrics, se trata de la comida que pone en funcionamiento nuestro nuestro organismo para poder afrontar con éxito la jornada. Por ello, un buen desayuno repleto de los nutrientes necesarios resulta de vital importancia para mantenernos saludables y con energía. Si además lo combinas con un complemento de colágeno, tu sistema inmune se verá reforzado de manera notable.

¿Cómo puedes fortalecer tu sistema inmune cada mañana?

Ascensión Marcos, presidenta de la FESNAD (Federación Español de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética), nos recuerda la importancia de la inmunonutrición a través de la alimentación para evitar en gran medida la enfermedad y mantener la salud. La especialista apunta que, para que tu sistema inmune funcione de manera correcta, es esencial que el aporte nutricional sea el adecuado. Ello promueve la calidad de vida mediante la prevención de las infecciones y procesos inflamatorios.

La experta también defiende que tener una buena información nutricional es básico para ayudar en muchas funciones orgánicas. Por ejemplo, de la grasa alimentaria que tantos detractores tiene dice lo siguiente: “La grasa procedente de la leche es auténticamente esencial para facilitar la absorción de minerales y vitaminas, en particular del calcio y la vitamina D. Un déficit de estos provoca un mal funcionamiento de nuestro sistema inmunológico”.

Así pues, ¿qué alimentos debes incluir en tu desayuno para que sea nutritivo y fortalezca tus defensas? Entre los alimentos esenciales que no pueden faltar ninguna mañana se encuentran los que te presentamos a continuación. Es imprescindible que tanto niños como ancianos, más propensos a resfriados y otro tipo de enfermedades cuyo origen es una bajada de defensas, ingieran a diario este tipo de alimentos.

1. Aceite de oliva virgen extra

Popularmente conocido por sus múltiples beneficios nutricionales, queremos destacar su fantástico aporte en ácidos grasos esenciales, que ayudan a mantener las defensas en condiciones óptimas.

2. Lácteos fermentados y yogur

Son altos en probióticos, las bacterias saludables que equilibran la flora intestinal, que es la vía principal de entrada de diversos agentes patógenos causantes de muchas enfermedades de origen infeccioso. Por otra parte, estimulan el sistema inmune de forma natural.

3. Huevos

Si prefieres un desayuno salado, los huevos no pueden faltar. En tortilla, cocidos, revueltos… de cualquier forma te proporcionarán una interesante cantidad de proteínas, folatos y zinc, mineral fundamental para una buena inmunidad.

4. Cítricos

La vitamina C es primordial para un funcionamiento correcto de nuestras funciones vitales. Incluye un kiwi, naranja o pomelo en tu desayuno. Otra opción es la del vaso de agua con limón, ya que su zumo contiene antioxidantes, propiedades antibacterianas y antivirales muy apropiadas para la época hibernal.

5. Miel

No podemos olvidarnos de la miel, un superalimento con gran poder antifúngico, antiséptico y antibacteriano.

6. Colágeno

De acuerdo con las últimas investigaciones publicadas, este elemento no solo previene el envejecimiento de los tejidos, sino que también nos ayuda a mantener altas las defensas y a desarrollar cierta inmunidad sobre distintos tipos de virus. La explicación la encontramos en el hecho de que los péptidos de colágeno mejoran el número de células NK y células T, y como resultado, optimizan la inmunidad.

 

En definitiva, un desayuno a base de los alimentos más nutritivos y un complemento alimenticio de colágeno te serán de gran ayuda para mantener unos niveles de energía adecuados a diario y reforzar el buen funcionamiento de tu sistema inmunológico.

Compra ya tu colágeno Colvitae según tus necesidades: