Si pasas el verano en la ciudad, el calor podría transformarse en una pesadilla en los días más calurosos. Con un poco de organización y algunos consejos prácticos podrás aliviar la sensación de calor y mejorar el ambiente en tu casa. Con este propósito, hoy te traemos algunas recomendaciones sobre cómo refrescarse en verano. ¡No te las pierdas!

Cómo refrescarse en verano: medidas para sobrevivir en la ciudad

Cualquier movimiento supone trabajo para el cuerpo porque activa una serie de mecanismos.Por eso, especialmente cuando hace calor la percepción de calor aumenta y hay que tomar las cosas con más calma. Optimiza al máximo cualquier tarea es clave para ahorrar el gasto de energías.

como refrescarse en verano

No se trata de dejar de hacer las cosas, sino de simplificar la rutina para no pasarlo mal. Te proponemos algunas ideas para afrontar mejor el calor este verano:

  1. Si estudias o trabajas con tu pc, haz un listado de las bibliotecas abiertas en los meses de verano. Los lugares públicos suelen estar climatizados y probablemente estarán menos concurridos respecto a otros períodos del año. Así ganarás en concentración y al mismo tiempo ahorrarás en la factura de luz.
  2. A primera hora del día aprovecha la tranquilidad y las buenas temperaturas en los parques y zonas verdes. Además de ofrecer una temperatura de algunos grados inferior a la de tu casa, en estos espacios el aire suele estar más limpio.
  3. Hacer helado casero y polos de frutas es una buena idea para aumentar el consumo de agua y de frutas. La elaboración será muy rápida. Tan solo tendrás que cortar y congelar unos plátanos, congelar el yogur en las cubiteras para hacer hielo y elegir el sabor: chocolate, melocotón, fresas, coco rallado… Y, unos minutos antes de comer, mezclar todos los ingredientes en la licuadora.
  4. Lleva contigo una cantimplora con agua cada vez que salgas de casa. Cuando las temperaturas son muy altas la sudoración aumenta y la hidratación es fundamental para mantener un buen estado de salud.
  5. Organiza tus tareas domésticas. El uso de electrodomésticos en las horas nocturnas es aconsejable para evitar que en casa se produzca más calor durante el día.
  6. Realiza las tareas domésticas en los momentos menos calurosos del día, por la mañana temprano o por la noche.
  7. Come variado y optimiza los tiempos en la cocina. Ensaladas, carne y pescado a la plancha, gazpacho, cremas frías, hummus, frutas y verduras crudas, zumos y batidos, yogur, semillas y un largo etcétera de alimentos digeribles y energéticos te ayudarán a mantenerte en forma y evitar que pases horas cocinando. Intenta comer porciones más pequeñas y más a menudo para que la digestión no se haga pesada y sufras el famoso bajón después de comer.
  8. Moja la parte posterior del cuello con agua fresca para aliviar la sensación de calor. El agua fresca en este punto ayuda a bajar la temperatura del cuerpo más rápidamente.
  9. Reduce el consumo de refrescos azucarados, el alcohol y las bebidas estimulantes cuando tienes sed. Ninguna sustituye el efecto hidratante del agua y pueden producir el efecto contrario, es decir, hacer que sudes más y que la percepción de calor aumente aún más.
  10. Añade aceite esencial de menta en tu gel de ducha (5 gotas de aceite por 100 ml de gel). La menta tiene un efecto anestesiante sobre la piel que nos confiere una sensación de frescor inmediato. Si es la primera vez que utilizas el aceite esencial de menta, antes haz un test de tolerancia. Aplica una gota del aceite, previamente mezclado en 5 ml de aceite de almendras o de oliva, en la parte interna del codo. Al cabo de 12 horas podrás averiguar si hay alguna señal de irritación en la zona. En caso negativo podrás utilizarlo para la ducha. Evitar su uso en niños menores de 3 años o personas que sufren de problemas respiratorios.
  11. Guardar tus cremas hidratantes en la nevera, con las debidas precauciones si hay niños en casa, es otro truco para refrescarse cuando hace calor. Aplicar la crema fresca te dará una sensación de alivio inmediato mientras hidratas la piel.
  12. Evita tomar el sol de forma directa, especialmente entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde. Cuando tengas que estar un tiempo al aire libre, vístete con ropa clara y de tejidos naturales, y protégete con gafas de sol y gorros.

como refrescarse en verano

Aprende a refrescarte de los japoneses

Si vives en una ciudad turística, más de una vez habrás visto el típico turista con paraguas en verano. Pues, en Japón, otro elemento muy útil cuando hace calor es el tenugui. Se trata de una pequeña toalla de algodón de formato rectangular que tiene un sin fin de uso. Cuando hace calor, los japoneses la mojan en agua fresca y la apoyan en el cuello para refrescarse.

Quizás no veas muy claro lo de salir a la calle con paraguas en pleno agosto. Pero tienes muchas más opciones para combatir el calor en la ciudad este verano. Así que, ¡sigue disfrutando del buen tiempo!